Jueves 13 de junio de 2024
06 JUN 2024 - 19:43 | Sociedad
Educación

La Provincia: Axel Kicillof lanza una profunda reforma para los secundarios bonaerenses

Desde 2025 regirá un sistema de acreditación por materia y los estudiantes ya no tendrán que recursar las asignaturas que hayan aprobado. Se aprobará con 7 y se amplía a 4 la cantidad de materias pendientes.

Se podrán acumular 4 materias “a intensificar” de años anteriores: a partir de la quinta, deberán recursar.

En el marco del anuncio de un nuevo régimen académico, la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires informó que las escuelas secundarias pasarán a tener desde 2025 un sistema de acreditación por materia y los estudiantes ya no tendrán que recursar las asignaturas que hayan aprobado. Además, habrá cambios en la evaluación, en la acreditación cuatrimestral, en el tramo de inicio del secundario y en los dispositivos de acompañamiento, entre otros puntos. También se modificarán los diseños curriculares de las materias y se iniciará un proceso de titularización de cargos directivos.

Las modificaciones fueron aprobadas este jueves por el Consejo General de Cultura y Educación provincial, conformado por representantes del oficialismo y la oposición, que dio el visto bueno de forma unánime a la propuesta. Entre ellas, la más resonante es la modificación en el tipo de acreditación de la escuela secundaria para pasar de un año al otro, con un impacto directo en el sistema de repitencia actual: a partir del próximo ciclo lectivo, los y las alumnas acreditarán sus aprendizajes por materia, no recursarán las aprobadas, mientras que las pendientes se enseñarán profundizando el método de "intensificación".

"Se amplía a cuatro la cantidad de materias pendientes en un ciclo lectivo, que se van a poder intensificar en cuatro períodos y con asistencia docente. A partir de una quinta materia pendiente, la escuela va a ofrecer determinadas posibilidades de recursarla para la aprobación como, por ejemplo, hacer la asignatura a contraturno", explicó Alberto Sileoni, titular de la Dirección, en diálogo con Página 12.

Así, ya no se repetirá por año y el estudiante sólo deberá intensificar, o recursar en caso de superar 5 pendientes, las materias que no haya podido acreditar en el ciclo lectivo y no deberá volver a hacer asignaturas que sí acreditó como ocurre hasta ahora. La intensificación se realizará en paralelo a la cursada, por lo que no implicará una interrupción en la trayectoria educativa.

"El punto central es la actualización del régimen académico, que es la organización de la vida de la escuela. El año pasado hicimos una encuesta en 12.000 docentes y el 92% indicó que la estructura actual de la secundaria tiene que modificarse. Es una escuela que nació para pocos, que hoy es absolutamente masiva y que indudablemente muestra una insatisfacción porque no se aprende todo lo que se tiene que aprender y no egresan todos los que tienen que egresar", agregó el funcionario.

Además del nuevo sistema de acreditación, se precisaron más detalles sobre las modificaciones aprobadas para el régimen académico y otros aspectos del funcionamiento de la escuela secundaria. Uno de los principales es el anuncio de la implementación de una nueva libreta digital para los estudiantes secundarios, una aplicación virtual en la que tanto ellos como sus familias podrán acceder a las notas y a las novedades generales del colegio al que asisten. 

También se informó la creación de un nuevo dispositivo escolar denominado Equipo de Definición de las Trayectorias Educativas (EDTE), que trabajará en los colegios para acompañar a los y las estudiantes en las instancias más complejas de la trayectoria, como la intensificación o el recursado de materias pendientes.

La profundización del método de intensificación llevará también a una ampliación de los módulos del Programa Especial para el Fortalecimiento de las Trayectorias Educativas (FORTE), que se creó precisamente para acompañar a aquellos estudiantes que aún no habían acreditado sus materias. Asimismo, se anunció la implementación de un tramo de inicio acompañado en el primer año de la secundaria para trabajar la adaptación del pasaje desde la primaria. En el mismo sentido se incorporará una articulación en lengua y matemática en el último semestre del sexto grado para ir acostumbrando a los y las alumnas a los contenidos y el modo de trabajo de la secundaria.

La Dirección también anunció este jueves que iniciará un proceso de modificación de los planes y diseños curriculares de la escuela secundaria, aunque todavía no se precisaron detalles de los contenidos a reformar o actualizar. El proceso se enmarca en un plan de revisión que ya está en marcha y que incluyó cambios en los diseños de inicial, de los institutos de educación superior, y en los niveles de adultos, especiales y artísticos.

Además informaron que lanzarán un llamado masivo a concursos para la titularización de cargos jerárquicos. "Tenemos alrededor de 1700 cargos de directores y otros 1700 de vicedirectores para cubrir. Es muy importante la titularización, los resultados de las pruebas Aprender, por ejemplo, relacionan las mejoras en lengua y matemática con la antigüedad de los directivos en los colegios, y hoy nosotros tenemos mucha rotación", señaló Sileoni en este sentido.

En cuanto a lo edilicio, el funcionario indicó que se construirán 22 nuevas escuelas centradas en especial en los distritos con mayor tasa de estudiantes por aula. Los edificios escolares se sumarán a los más de 200 que ya se construyeron durante la gestión de Axel Kicillof, de los cuales 50 pertenecen a colegios secundarios. Actualmente en la Provincia funcionan más de 4700 escuelas secundarias a las que asisten alrededor de 1,7 millones de alumnos y alumnas.

En el medio, las secundarias bonaerenses pasarán formalmente a un sistema de acreditación por cuatrimestres, con nota numérica de aprobación a partir de 7 y no promediables entre sí, según informó Página/12. Las instancias de intensificación de las materias pendientes se ampliarán para establecer períodos de 15 días ubicados al inicio y al final de cada uno de los cuatrimestres, además de los previstos en febrero y diciembre. 

"Estamos tomando un camino que ya siguen otras provincias de Argentina donde el esquema de repitencia no continúa, al igual que en otros países de la región y de Europa. Pensamos que es un camino de renovación porque la repitencia sostenida te lleva al abandono", aseguró Sileoni en este sentido.