Sábado 22 de junio de 2024
15 MAY 2024 - 16:14 | Sociedad
Policiales

La Provincia: un supuesto chamán estafó a una mujer y le robó 8.000 dólares para “bendecirlos”

Sucedió en La Plata y la víctima también perdió $ 500.000. El estafador le hizo beber una bebida narcotizante para lograr que le entregara el dinero.

La mujer estafada vio por última vez al supuesto chamán en la parroquia San Francisco de Asís de La Plata, ubicada a unas tres cuadras de su casa.

Una mujer de 58 años de La Plata fue estafada por un presunto chamán que la convenció, mediante engaños, que podía “bendecirla” y “convertirla en una mujer exitosa”. El sujeto le sacó a la mujer, sin mediar violencia alguna, 8.000 dólares y $ 500.000.

El hecho, que se conoció este martes pero sucedió el sábado último, comenzó cuando la mujer estaba en su hogar y un amigo se comunicó con ella para pedirle que “encendiera una vela, ya que había acudido a un sanador” por una dolencia que padece. El supuesto chamán “le había requerido que contactara a alguien cercano para prestar su colaboración en la realización de un ritual”, según informó el diario El Día.

La mujer se comprometió a colaborar con la vela. Pero minutos más tarde su amigo llegó a su casa acompañado del “sanador”, quien les explicó ahí que “una persona de confianza debía ser quien preparara el brebaje que debía tomar” el enfermo para apaciguar su problema.

La mujer preparó la mezcla con ingredientes que le proporcionó el estafador. El amigo bebió el menjunje, que lo dejó inmerso en un profundo sueño. Entonces el estafador convenció a la dueña de casa para que también beba la sustancia. La mujer accedió a tomar un pequeño sorbo, pero fue suficiente para doblegar su voluntad. Allí fue cuando el curandero –mediante engaños– supo que en la casa se hallaban los ahorros de toda su vida.

Según las declaraciones de la damnificada, el chamán le preguntó: “¿Querés ser bendecida y convertirte en una mujer exitosa?”. Entonces ella tomó el dinero, unos US$ 8.000 más unos $ 500.000, y se lo entregó en mano al sujeto para que “lo bendijera”. Solo así “se abriría el grifo de los cielos para derramar las bendiciones”.

Este hombre envolvió los billetes en servilletas y dijo que debían acudir a una parroquia cercana para completar el proceso. Cuando el amigo se despertó, los tres se subieron a un auto y se dirigieron a la parroquia San Francisco de Asís.

Allí, el chamán les dijo a la mujer y a su amigo que acudiría a un lugar “sacrosanto” para obtener una mayor bendición, y salió del templo. Con el correr de las horas los amigos cayeron en cuenta de que habían sido engañados, y que no iba a haber “derramamiento de bendiciones”. Ahora el caso está en manos de la Justicia.